¿Cómo manejar a los clientes?

Trabajar con clientes nunca será pura armonía, ya que en muchos casos sus intereses y los de los clientes difieren sustancialmente. Usted tiene que saber cómo manejar a los clientes, sin dejar que su cliente tome todas las decisiones o pensando solo en usted. Por eso, tenemos unos tips para que este tipo de situaciones salgan a su favor.

  • No responder a correos electrónicos diez veces al día. El correo electrónico es una pérdida de tiempo increíble y muy ineficiente. Sólo funciona si se usa con prudencia. Cuando un cliente envía por más de dos veces al día con las cuestiones y peticiones de establecer una lista de tareas en lugar de responder cada vez o simplemente llamar al cliente una vez y resolver todos los inconvenientes.
  • Evaluar el número de horas que necesita por tarea de antemano, y dejarle claro al cliente el valor de su tiempo.
  • Enviar mensajes de correo electrónico con protocolos, las tareas y personas responsables para el cliente sepa quién estará a cargo y a quién debe escribirle en caso de dudas o inconvenientes.
  • Algunos clientes siempre piden cotizaciones o cambios a última hora, así que tenga en debe dejar un espacio en su agenda del día para estas tareas y no tener que quedarse más de su jornada laboral o afectar el orden de sus tareas.
  • No se demore mucho para contestar a el cliente, ya que los clientes pueden desesperarse y buscar otra opción o olvidarse de su oferta.
  • Nunca dependa de un solo cliente. En este caso, él o ella sólo podría disponer de usted, ya que usted lo necesita.
  • Ten cuidado con lo que prometes, ya que no cumplirle a un cliente puede ser muy perjudicial para tu negocio, ya que el le contará su experiencia a sus amigos y conocidos. Recuperar esa confianza o lograr que te den otra oportunidad es algo muy difícil ya que existe mucha competencia.
  • Nunca deje que sus clientes lo traten como un subordinado. Usted y el cliente son socios. Déjale claro que se están ayudando mutuamente y así la relación y la experiencia será mejor para ambos.
  • Ten cuidado con los clientes que se enojan contigo, gritan y te maltratan. Aquellas personas nos importa lo bueno que eres en tu trabajo. Trata de no hacer lo mismo, maten tu compostura y dile que es mejor darle tiempo a que se calme y vuelva a llamar.

La regla de oro siempre debe ser que tanto usted como el cliente está satisfecho con su trabajo. No se puede adherir a todos estos consejos al mismo tiempo. Además, si usted acaba de adherirse a la “cómo tratar con los clientes” parte sin antes hacer un esfuerzo para pegarse a las partes “obtener, convencer y mantener a los clientes” no va a funcionar bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *